Logo

Brian Boyle

- Triatleta y Orador Motivacional -

"La vida es realmente como tú decidas que sea, mientras más te esfuerces, más obtendrás a cambio."

With_removed_watermark
"Reconocemos que a través de nuestros errores se pueden aprender lecciones. Una tragedia puede ser transformada en un triunfo. Y un obstáculo puede ser la puerta de entrada para una oportunidad. Si el objetivo es perseguir un triatlón, entonces esa oportunidad definitivamente valdrá la pena."


Imagínese un accidente en auto en el que es golpeado con tanta fuerza que su corazón es rasgado al instante a través de su pecho, huesos destrozados rompiéndose en un instante, pulmones colapsados, perdiendo la conciencia y todo cubierto de sangre, disminuyendo la fuerza para vivir, el inimaginable dolor, la parálisis, un coma químicamente inducido durante dos meses, y despertar en una habitación sin saber dónde te encuentras, o cómo llegaste allí, la sensación de que te digan que tu vida había terminado, y la agonía indescriptible de todo. Esta es la historia de Brian Boyle, mejor conocido como "Iron Heart" y quien vive en Welcome, MD en los Estados Unidos de América.

Un mes después de que Brian se graduó de la escuela secundaria en el año 2004, él iba de regreso a su casa de la práctica de natación cuando se vio involucrado en un accidente automovilístico que casi le costó la vida. Fue un terrible accidente de tráfico durante la última semana del mes de Julio. El futuro de Brian Boyle con tan solamente 18 años de edad, cambió en un instante cuando un camión de basura con exceso de velocidad se estrelló contra su vehículo. Fue trasladado en helicóptero a un hospital de traumatología. Brian había perdido el sesenta por ciento de su sangre; su corazón se había desplazado a través de su pecho, y sus órganos y pelvis fueron pulverizados. Brian realmente murió ocho veces durante su tratamiento y recuperación. Él recuerda a un sacerdote que leía sus últimos rituales religiosos. Debido a los fuertes dolores y lesiones, Brian fue colocado en un coma inducido. Cuando por fin salió del coma después de dos meses, Brian no tenía ningún recuerdo del accidente. Él podía ver y escuchar, pero no moverse ni hablar. Sin poder comunicarse con sus médicos, enfermeras o sus padres, Brian solamente escuchó palabras como "vegetal" y "casa de reposo".

Después de pasar dos meses en un estado de coma, 14 operaciones, 36 transfusiones de sangre, 13 tratamientos de plasma, Brian lentamente comenzó a recuperar la conciencia. Pero, este fue un proceso espantoso, ya que sus ojos estaban abiertos, y estaba completamente paralizado, y no estaba seguro si volvería a dejar la habitación 19 de la UCI. Unas semanas más tarde, el progreso iba mejorando poco a poco hasta el punto en que fue capaz de aprender a hablar de nuevo, y lo primero que le dijo a su padre en ese momento fue que todo iba a estar bien; durante todo ese calvario que, aún recuerda las lágrimas en los ojos de su padre en ese momento, pero por primera vez, eran lágrimas de alegría. Luego fue trasladado a un centro de rehabilitación en Baltimore, donde se colocó en las manos de un gran equipo de terapeutas físicos que se centraron en la reconstrucción de Brian. Habían días en que se sintió más como Frankenstein que como un niño de 18 años de edad, pero él siguió trabajando duro con los médicos porque creían que iba a lograr una recuperación, incluso lo cargaron cuando él dudaba de sí mismo. Tuvo que aprender a hablar, comer, bañarse, peinarse, ammararse los zapatos, y vivir de forma independiente de nuevo, que era muy difícil porque él perdió 100 libras (45 kilos) durante su estancia en la UCI. Después de esa experiencia agonizante, tuvo que ir a terapia ambulatoria en Waldorf, MD. Durante este tiempo, él comenzó a escribir sus experiencias en un diario, y en 2009, esas experiencias se transformaron en un libro publicado llamado "Iron Heart" (Corazón de Hierro).

Después de pasar unos meses en una silla de ruedas, tomó pasos de bebé para caminar por su cuenta; primero con un andador, luego un bastón, y luego con la ayuda de sus padres a medida que lo iban apoyando, ya que tenía que llevar un cinturón especial de seguridad alrededor de su cintura. Fue un milagro que pudiera caminar de nuevo, pero él quería ir más allá y aprender a correr. Después de que Brian fue capaz de empezar a correr, él quería volver a la piscina de nuevo. Después de algunos exámenes de los pulmones, fue capaz de regresar a la piscina pocoa a poco cada semana. Antes de que el accidente, Brian tenía tres objetivos: ir a la universidad, nadar en el equipo de su escuela, y competir en un triatlón Ironman algún día. Después de unos meses de estar nadando un poco cada vez más, él decidió que no iba a dejar que sus lesiones le impidieran vivir sus sueños, y seis meses después, comenzó su primer año en la Universidad de Maryland de Santa María. Tres años más tarde, su tercera meta de competir en el Ironman de Hawaii se llevó a cabo el 13 de octubre de 2007.

En 2007, Brian Boyle logró lo que muchos consideran como una de las mayores remontadas en la historia del deporte cuando cruzó la línea de meta en el Ironman de Hawai sólo tres años después de salir de la Unidad de Cuidados Intensivos. En 2008, compitió en el Foster Grant Ironman 70.3 en donde se llevó a cabo el Campeonato Mundial de 2008 en Clearwater, La revista "Florida and Men’s Health" nombraron a Boyle como uno de sus veinte héroes. En 2009, publicó su primer libro, "Iron Heart", y se le nombró como el portavoz de la concesión del año de la Cruz Roja Americana por sus contribuciones. En 2010, se graduó de la Universidad de Maryland de Santa María con honores "Cum Laude", y también hizo su primera donación de sangre en el hospital que lo trajo de vuelta a la vida. En 2011, recibió el Premio Presidencial a la Excelencia de manos del Presidente de la Cruz Roja Americana, la señora Gail McGovern. En 2012, fue honrado en la Casa Blanca en Washington DC y presentado con el premio "Campeón del Cambio" por su trabajo voluntario con la Cruz Roja a nivel nacional. "Cuando los tiempos se pusieron difíciles para mí durante ese proceso, y que si fueron difíciles, pensé en toda la gente maravillosa que conocí a través de mi camino rumbo a la recuperación, desde los pacientes hasta mis proveedores de cuidados de la salud, y en especial a mis padres. Tuve que llegar a la línea de meta, sin importar que iba a pasar, incluso si tuviera que arrastrarme durante todas las 140,6 millas de la competencia. Tuve que hacer esto para demostrar que al final me curé, y el haber cruzado esa línea de meta fue la manera de dar las gracias a todos los que son y fuerdon parte de mi viaje de regreso a la vida", dice Brian.

Brian debe su vida a la medicina moderna y le debe sus habilidades atléticas al duro trabajo de su equipo de médicos. Como un ex-paciente de la UCI y triatleta en los últimos años, tiene la perspectiva y experiencias personales de entender la importancia de los factores de salud y de la condición física, y esto se traduce a sus actuales técnicas de entrenamiento. Después de su experiencia, él entiende cómo el abrir y cerrar los ojos, o el sutil movimiento de un dedo puede mover montañas en el progreso del paciente, mostrando señales de vida cuando la única cosa que puede parecer ser es una total oscuridad. "Creo que al tener este fundamento único puede ayudarme a ser el mejor entrenador de triatlón, porque entiendo el poder de la mente, el cuerpo, y también el del espíritu humano", dice.

Quería convertirse en un voluntario de la Cruz Roja para mostrar su gratitud, y desde el año 2007, Brian ha trabajado muy estrechamente con la Cruz Roja de Estados Unidos, participando y cubriendo varios eventos de alto perfil de donación de sangre en toda la nación que han traído miles de vida unidades de sangre salvadora. Ha sido un verdadero honor para él para ser voluntario, participar en sus eventos y donaciones de sangre, y llevar con orgullo su logotipo en sus uniformes de las competecias durante su triatlón y eventos de carreras. En 2009, Brian fue presentado como el portavoz regional de la concesión del año de la Cruz Roja Americana por sus contribuciones. En 2010, fue nuevamente galardonado como el Portavoz Regional de la concesión del año y también hizo su primera donación de sangre en el hospital que lo trajo de vuelta a la vida. En 2011, se lanzó la Campaña "Iron Heart" (Corazón de Hierro) de la Cruz Roja para ayudar a crear conciencia de la donación de sangre a nivel nacional. Brian Boyle es ahora el Portavoz Nacional de Voluntarios de la Cruz Roja Americana.

Brian es un orador profesional que ha ofrecido más de 100 presentaciones magistrales en todo Estados Unidos durante toda su carrera. Él es también un Entrenador Personal Certificado ACE en ese país. Entrenador de Triatlón Nivel 1. Brian se encuentra actualmente en la escuela de postgrado para un MA en Comunicación de la Salud de la Universidad Johns Hopkins. Su historia ha sido presentada en el Ellen DeGeneres Show, de NBC Today Show, ESPN, y varios otros programas en todo el mundo que han ganado nominaciones y premios Emmy. Su viaje de coraje y determinación han tocado los corazones de muchos y su historia y el mensaje que lleva han sido celebrados en todo el mundo también.

Brian escribió un libro fantástico, "Iron Heart", que es el relato en primera persona de la terrible experiencia de Brian y su milagroso regreso. Para obtener más información, por favor visite su sitio web www.ironheartbrianboyle.com

Para los casi 5 millones de personas que reciben transfusiones de sangre cada año, una donación de sangre puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Brian Boyle es la prueba viviente de esto. Cuando lo necesitaba, la Cruz Roja Americana estuvo allí con 36 transfusiones de sangre y 13 tratamientos de plasma que salvaron su vida. Donantes de sangre voluntarios hicieron esto posible. Al dar un poco de su tiempo, los donantes de sangre dieron Brian la oportunidad de toda una vida. Su donación puede impactar vidas. Vea cómo su donación puede marcar la diferencia al ofrecer un apoyo crítico para los necesitados. Para obtener más información, visite la Cruz Roja Americana en www.redcross.org.

Brian Boyle

Circle_cropped
Fb Twitter Websites

¿Por qué aceptaste ser parte de El Triatlón Inspira (Triathlon Inspires)?

Es un honor tener la oportunidad de compartir mi historia con Triathlon Inspires.

¿Qué se siente ser una inspiración para los demás? ¿Esperabas llegar a ser una fuente de inspiración?

Para casi 5 millones de personas que reciben transfusiones de sangre cada año, una donación puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Soy la prueba viviente de esto y estoy muy agradecido con todas las personas que donaron para mí. Al dar un poco de su tiempo, estas personas dieron a alguien como yo toda una vida. Me esfuerzo por hacer un impacto positivo en las vidas de las personas a mi alrededor, a lo largo de mi comunidad, y en todo el mundo. Todos los días realmente son un regalo y estoy muy agradecido por todos los que han sido parte de esta travesía durante los últimos 10 años.

¿Por qué los triatlones son tan inspiradores? ¿Qué hace que este deporte sea tan especial en todo el mundo?

Me encanta el deporte del triatlón, porque es una gran experiencia para entrenar y correr con tantos atletas increíbles en todo el mundo. Es realmente emocionante poder competir junto a estos atletas y deportistas olímpicos de clase mundial en estos eventos, porque no muchos deportes permiten a sus participantes hacer esto. En cualquier distancia de triatlón, realmente llegas a ver la fuerza del cuerpo, la mente y el espíritu humano.

¿Cuándo comenzaste a participar en triatlones? ¿Dónde fue tu primera competencia?

Empecé a competir en el deporte del triatlón en el verano de 2007, y mi primera carrera fue una distancia de 70.3 millas en la competencia de Steelhead en Benton Harbor, Michigan en los Estados Unidos.

¿Qué te motiva en la vida?

Con mi experiencia e historia de regreso a la vida, estoy haciendo mi mejor esfuerzo para vivir cada día al máximo, esperando que la motivación inspirar a otras personas que se enfrentan a situaciones adversas como la mía. Quiero mostrarles que jamás deben renunciar a sus sueños, y nunca dejar de creer en sí mismos, no importa lo mala que una situación sea o lo difícil que pueda aparentar la vida. La vida es realmente como tú decidas que sea, mientras más te esfuerces, más obtendrás a cambio. Y con el fin de lograr grandes cosas, uno debe estar dispuesto a asumir grandes riesgos dependiendo de lo que uno quiera lograr. Todo lo que tienes es el momento presente, y me parece que es muy importante centrarse en lo que tienes en lugar de lo que no tienes. El camino que tenemos en este momento puede ser diferente mañana o la próxima semana, pero lo que más importa es de cómo dar el primer paso cuando las cosas comienzan a cambiar de dirección. Y sí, esto puede relacionarse con la superación de tragedia extrema, pero también es relevante para todos los factores de nuestro estilo de vida. Poniéndose metas, persiguiendo sueños, cumpliendo diversas tareas. No importa lo que la vida ponga en el camino, tú tienes la fuerza y el carácter para superarlo, y con la actitud correcta puedes lograr cualquier cosa que te propongas también. Cuando se llega a esto, tú tienes el control de los resultados de tu futuro.

¿Qué le dirías a otras personas con ambiciones similares?

Todos tenemos nuestras propias experiencias en la vida que nos han convertido en lo que hoy somos. Tú no tienes que estar en coma o en cuidados intensivos durante dos meses para comprender la vida mejor que alguien más. Todos los días nos enfrentamos a momentos de adversidad, tanto grandes como pequeños, y estamos a prueba, y lo hacemos lo mejor que podemos con lo que tenemos. Pero al igual que cualquier otra cosa, siempre habrá obstáculos por ahí, y es cómo vamos a hacer frente a estos obstáculos que harán la diferencia. Y tener los rasgos de carácter que incluyen la honestidad, la determinación, la equidad y la responsabilidad ayudarán a obtener un resultado positivo. Por experiencia personal, creo sinceramente que es a través de nuestra observación y de los que nos rodean los que nos representan con estos rasgos de carácter. A través de nuestros padres, familia, ejemplos, entrenadores, maestros y amigos. Ellos dan el ejemplo y nos preparan para el presente y el futuro. Y estos rasgos de carácter se reflejan y se definen a través de las experiencias que cada uno de nosotros enfrenta a diario, por lo tanto, que definen quiénes somos. Cuando un desafío se nos presenta, hacemos lo posible para superar cualquier cierta situación, y como resultado, aprendemos algo sobre nosotros mismos a través del proceso que nos hace más fuertes. Reconocemos que a través de nuestros errores se pueden aprender lecciones. Una tragedia puede ser transformada en un triunfo. Y un obstáculo puede ser la puerta de entrada para la oportunidad. Si el objetivo es perseguir un triatlón, la oportunidad definitivamente vale la pena.

¿Quién te inspira? ¿Por qué?

Mi mamá y mi papá por estar siempre ahí para mí; que creyeron en mí cuando yo no tenía la fuerza para creer en mí mismo y su amor es lo que impidió rendirme en el hospital. Mi abuelo, Joe Lineberger, por siempre apoyarme en mis metas y sueños. Con orgullo sirvió a nuestro país desde hace más de 6 décadas, ganando varios premios militares y fue condecorado con la Estrella de Bronce en Vietnam, y su objetivo siempre fue de ayudar a sus compañeros soldados para que recivieran reconocimiento por sus sacrificios. Su liderazgo siempre me ha enseñado a transformar los retos en oportunidades, y que se determinará en todos los aspectos de la fijación de metas. Mi esposa, Pamela, me inspira cada día con el trabajo que ella hace como enfermera. Me esfuerzo por hacer todo lo que pueda para lograr un impacto positivo en las vidas de las personas que me rodean, especialmente a través de mi trabajo voluntario de la Cruz Roja. Ella tiene un corazón de oro y ella me motiva en todos los aspectos de mi vida.

¿Cómo enfrentas los obstáculos en tu vida?

Después de pasar dos meses en coma, 14 operaciones, 36 transfusiones de sangre, 13 tratamientos de plasma, empecé a recuperar lentamente la conciencia. Pero, este fue un proceso espantoso, porque mis ojos estaban abiertos, pero estaba paralizados por todas partes, y yo no estaba seguro de si volvería a dejar la habitación 19 de la UCI. Unas semanas más tarde, el progreso se estaba produciendo poco a poco hasta el punto en que me enseñaron a hablar de nuevo y lo primero que le dije a mi papá era que todo iba a estar bien; durante todo ese calvario todavía recuerdo las lágrimas en los ojos de mi papá, en ese momento por primera vez, que eran lágrimas de alegría. Luego me trasladaron a un centro de rehabilitación en Baltimore, donde me pusieron en las manos de un gran equipo de terapeutas físicos y ocupacionales que se centraron en la reconstrucción de mí cuerpo. Había días en que me sentía más como Frankenstein que como un niño de 18 años de edad, pero seguí trabajando duro con ellos porque creían que iba a tener una completa recuperación, incluso cuando yo dudaba de mí mismo, me llevaban cargando. Tuve que aprender a hablar, comer, bañanarme, peinarme, amarrarme los zapatos, y vivir de forma independiente nuevamente, que era muy difícil porque había perdido 100 libras (45 kilos) durante mi estancia en la UCI. Después de esa experiencia agonizante, tuve que ir a terapia ambulatoria en Waldorf, MD. Durante este tiempo empecé a escribir mis experiencias en un diario y en 2009, esas experiencias se transformaron en un libro publicado llamado "Iron Heart" (Corazón de Hierro). En general, me llevé grandes metas que tenía y las convertí en metas más pequeñas. Con el tiempo, como había logrado las metas más pequeñas, se estaban construyendo lentamente las metas más grandes, y antes de darme cuenta, estaba de vuelta en la vida.

¿Qué es lo que más te gusta de los triatlones?

Me encanta el reto y la experiencia de la carrera, a cualquier distancia, pero sobre todo a nivel de Ironman el cual es mi competencia favorita. Durante la carrera, tengo mucho tiempo para reflexionar sobre la lucha de regreso a la vida en que he estado en los últimos 10 años, y es una sensación realmente buena solamente por estar participando en estos eventos de alta resistencia. En el hospital, cuando el corazón se aceleraba y la sangre estaba bombeando, fueron señales de que me estaba muriendo, pero ahora son signos de que estoy viviendo.

Menciona los logros más importantes en tu vida que no estén relacionados con los triatlones

En 2007 me convertí en un entrenador personal certificado por el Consejo Americano de Ejercicio para ayudar a hacer mi parte de inspirar al mundo a mejorar su salud y estado físico. En el mismo año puse en escena lo que muchos consideran como una de las mayores remontadas en la historia del deporte cuando cruzé la línea de meta en el Ironman de Hawai con tan sólo tres años después de salir de la Unidad de Cuidados Intensivos. En 2008, competí en el Foster Grant Ironman 70.3 en el Campeonato Mundial de 2008 en Clearwater, la revista "Men´s Health" me nombraron uno de sus veinte héroes. En 2009, publiqué mi primer libro, Iron Heart (Corazón de Hierro), y me nombraron el portavoz de la concesión del año de la Cruz Roja Americana por mis contribuciones. En 2010, me gradué Cum Laude de la Universidad de Maryland de Santa María, corrí mi primer ultramaratón de 50 millas, completé mi tercer Ironman en 10:14, y también hice mi primera donación de sangre en el hospital que me trajo de vuelta a la vida. En 2011, fuí galardonado con el Premio Presidencial a la Excelencia por el Presidente de la Cruz Roja Americana, Gail McGovern. Se puso en marcha la Campaña "Iron HEart" de la Cruz Roja para ayudar a crear conciencia de la donación de sangre a nivel nacional, y fuí reconocido por el Presidente de los Estados Unidos de América como "Champion of Change" en la Casa Blanca. Después de graduarme de la universidad, seguí una carrera profesional en el discurso público a nivel nacional, que van desde los temas principales de inspiración, superación de la adversidad, y mis esfuerzos como un defensor de la salud. Actualmente estoy estudiando para una maestría en Comunicaciones de la Salud de la Universidad Johns Hopkins, y tengo una columna con The Huffington Post. Mi historia ha sido presentada en Ellen DeGeneres Show, de NBC Today Show, ESPN, y varios otros programas en todo Estados Unidos que han ganado nominaciones y premios Emmy.

¿Qué hay en el futuro para tí?

Mi próxima carrera es el Ironman de Maryland el 20 de septiembre, el cual será mi quinto Ironman.

¿Apoyas o representas alguna Organizacion sin Fines de Lucro?

Me ofrezco como voluntario para la Cruz Roja Americana y los represento como su Portavoz Nacional de Voluntariado. "Desde su accidente, que ha trabajado muy estrechamente con la Cruz Roja Americana, recibiendo donaciones de sangre en todo el país que han llevado en varios miles de unidades de salvamento de la sangre. Ha sido un verdadero honor para él para ser voluntario, participar en sus eventos y donaciones de sangre, y para llevar orgulloso su logotipo en sus trajes de carrera durante su triatlón y eventos de carreras. él perdió 60% de su sangre en la escena del accidente, y los donantes de sangre de la Cruz Roja estaban allí para él. Como su tratamiento progresaban, los donantes de sangre son un factor vital en su recuperación y viaje de regreso a la vida. Durante los casi 5 millones de personas que reciben transfusiones de sangre cada año, una donación de sangre puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Brian Boyle es prueba de ello vive. cuando lo necesitaba, la Cruz Roja Americana estuvo allí con 36 transfusiones de sangre y 13 tratamientos de plasma que salvaron su vida en una situación en la que había llegado el momento de la esencia. Donantes de sangre voluntarios hicieron esto posible. Al dar un poco de su tiempo, los donantes de sangre dieron Brian la oportunidad de toda una vida. En 2011, se lanzó la Campaña Corazón de Hierro de la Cruz Roja para ayudar a crear conciencia de la donación de sangre a nivel nacional. En el mismo año, recibió el premio Dr. Charles Drew y el Premio Presidencial a la Excelencia por el Presidente de la Cruz Roja Americana, la señora Gail McGovern. En 2012, fue honrado en la Casa Blanca en Washington DC y presentado con el premio "Campeón del Cambio" por su trabajo voluntario con la Cruz Roja a nivel nacional". Cuando yo estaba sentado en mi silla de ruedas en rehabilitación, hice una promesa para cuando saliera del hospital en donde me gustaría hacer todo lo posible para ayudar a tener un impacto positivo en todo el mundo. Después de cruzar la línea de meta en el Ironman de Hawai, fui sanado y la recuperación ya era completa, y vivír con la promesa que hice de unir fuerzas con la Cruz Roja Americana por ser el fundamento de mi recuperación después de tener el 60% de pérdida de sangre. Desde 2007, he hablado en nombre de la Cruz Roja, organicé decenas de donaciones de sangre que se llevan a cabo por toda la nación, competí en nombre de la cruz roja en todas mis pruebas de resistencia, y el verano pasado se creó la campaña de la Cruz roja Iron Heart que incluye televisión y radio PSA de que realizó por todo el país. Favor de apoyarnos en: www.redcross.org


Copyright ©2016-2017 Triathlon Inspires.. Todos los derechos reservados. El contenido, diseño e imágenes son propiedad de Triathlon Inspires y no puede ser copiado o reproducido por cualquier razón y/o sin el permiso escrito de Triathlon Inspires. La información de esta página web es la opinión de Triathlon Inspires y la opinión de sus colaboradores. Por favor, consulte a su médico antes de seguir cualquier solución de asesoramiento, plan de entrenamiento, salud/asesoraría a la nutrición o la recuperación de alguna lesión que se exponen en este sitio web. Triathlon Inspires es el único responsable de todo el contenido. Nuestra política de privacidad está disponible para usted aquí.